Biblioteca-RMR: Nº 52. Primera y segunda parte de las grandezas y cosas notables de España. Abril 2018.

· ARTÍCULO ·
· BIBLIOTECA DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·
· ABRIL 2018 ·

· FONDO RONDA ·

El humanista Diego Pérez de Mesa, nacido en Ronda el 17 de diciembre de 1563, está considerado una de las personalidades más relevantes de la ciencia española del Siglo de Oro. Es autor de varios tratados referentes a astronomía, matemáticas, astrología, geometría, náutica y geografía.

Durante su infancia, fue testigo de la guerra contra los moriscos del reino de Granada. En 1577 marcha a Salamanca para estudiar arte y teología en su universidad, permaneciendo allí hasta 1582. Años más tarde, en 1586, ocupa la cátedra de matemáticas y astronomía de la universidad de Alcalá de Henares. En 1591 oposita a la cátedra de matemáticas de la universidad de Salamanca y, aunque la consigue, no llega a tomar posesión de la misma, decidiendo permanecer en Alcalá.

Posteriormente, por decisión de Felipe II, en 1595 marcha a Sevilla como titular de una cátedra de matemáticas vinculada a la universidad de Mareantes. Permanecerá aquí hasta 1600, enseñando astronomía, aritmética, geometría y astrología, con aplicaciones a la medicina y el arte de navegar. Tras su estancia sevillana, marcha a Italia para desempeñar las labores de consejero del cardenal Gaspar Borja y Velasco, embajador en Roma y virrey de Nápoles, sucesivamente, a quien dedicará su obra más reconocida, Política o Razón de Estado. A partir de aquí sus referencias biográficas son imprecisas. Se piensa que murió hacia 1633, probablemente en Sevilla.

La mayor parte de los manuscritos de sus trabajos científicos y literarios permanecen inéditos, conservándose en centros de la relevancia de la Biblioteca Nacional, la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid o la Biblioteca de la Universidad de Salamanca.

Una de las dos únicas obras que llegaron a ver la luz fue la titulada Primera y segunda parte de las grandezas y cosas notables de España. Compuesta originalmente por Pedro de Medina en 1548, fue corregida y muy ampliada por Diego Pérez de Mesa, editándose en un primer momento en Alcalá de Henares en 1590 y, posteriormente, en el mismo lugar, en 1595.

Pérez de Mesa no se limitó a realizar una mera reedición, sino que dio a la obra una estructura nueva, multiplicando prácticamente por dos el número de páginas. En la primera parte, además de actualizar los contenidos, añadió los acontecimientos acaecidos durante el reinado de Felipe II. En la segunda, completa la relación de las ciudades y pueblos con las descripciones de las localidades que él mismo había conocido y visitado personalmente.

En el capítulo correspondiente a Ronda, cuna de su nacimiento, aumenta y enriquece de forma considerable el texto inicial de Pedro de Medina, como no podía ser de otra manera, ya que según él mismo afirma «dire con verdad lo que della se muy bien como testigo quesoy de vista por muchos años y no sera fuera de proposito el decillo, pues el principal intento desta obra es la historia de las grandezas, y cosas memorables de España, y de sus ciudades.»

Hace poco más de un año dedicábamos una entrada del blog al capítulo de Ronda presente en el Libro de grandezas y cosas memorables de España de Pedro de Medina. Con la entrada actual sumamos un nuevo e interesante texto, el capítulo equivalente de la obra de Pérez de Mesa que, al ser oriundo de nuestra ciudad, debió de plasmar una imagen bastante fidedigna de la Ronda de finales del siglo XVI.

La transcripción que ofrecemos a continuación, a partir de la copia digital del ejemplar que conserva la Biblioteca Nacional de España, ha sido realizada por el investigador Juan A. Siles, a quien agradecemos la cesión de su trabajo para compartirlo con todos los posibles interesados. Hay que hacer constar que el texto nunca había sido antes transcrito en su integridad, y tan solo el también rondeño Juan Pérez de Guzmán recogió una parte del mismo (desde la mitad de la hoja 150v hasta la mitad de la hoja 153r) en su obra La Casa del Rey Moro en Ronda: informe á la Real Academia de la Historia (1910).

Para más información sobre la figura de Pérez de Mesa puede consultarse el artículo:

Diego Pérez de Mesa, el cosmógrafo de Ronda : 450 aniversario de su nacimiento (1563-2013) / Antonio R. Acedo del Olmo Ordóñez. — En: Takurunna : anuario de estudios sobre Ronda y la Serranía . — Ronda (Málaga) : La Serranía, 2013. — N. 3, p. [247]-276.

Transcripción

Hoja 149v

«Capi. XXXIX. De la ciudad de Ronda, y de cosas memorables desta Ciudad.

La Ciudad de Ronda es vna de las principales, y mas nobles del reyno de Granada, y aun de toda la Andaluzia. Es cabeça del Arrabal, o Serrania, que dizen de Ronda: en la qual Serrania, o sierras ay muchos pueblos de moriscos, que viuen con labrança, ganados, y mucha cria de seda, que tienen. Esta Ciudad esta assentada en vn cerro, y por la mayor parte la cerca vn rio: desde el qual hasta lo alto donde esta assentada la ciudad ay vna estraña altura de peña tajada, por lo qual la ciudad es muy fuerte, y porque esta casi toda ella cercada de agua, que por el rio siempre corren buena quantidad: y por la parte que nola cerca el rio tiene vna fortaleza muy buena de muchas, y fuertes torres. Dentro desta ciudad ay vna mina muy honda, que segun dizen tiene mas de quatrocientos escalones, por donde siendo de moros esta ciudad decendian los cautiuos christianos por agua, y la subian aquestas en zaques, o cueros, con que se proueya la ciudad. Es Ronda muy abastada, y proueyda de todos mantenimientos especialmente de carnes. Hazese en ella mucha cecina de puercos mas que en algun otro pueblo del reyno. Hazese asi mismo gran muchedunbre de tocino el qual es bonissimo por ser la tierra fria: el qual se lleua a muchas partes no solamente por tierra sino tambien por la mar. Labranse en esta ciudad muchos paños buenos, y criasse grande quantidad de seda. Tiene en la ribera de su rio muchas huertas, y arboledas, de que se prouee de fruta no solamente la ciudad, pero tambien gran parte de la comarca. Ay assi mismo en este rio muchos molinos de pan, y batanes, en que se adereçan los paños, que en esta ciudad se hazen. [Nota: Hasta aquí Pérez de Mesa repite, aunque no siempre con las mismas palabras, el texto de Pedro de Medina]

La ciudad de Ronda es fuera de Granada la mas principal de aqueste reyno y de las muy principales que agora tiene el Andaluzia. La qual en el sitio, que agora tiene no es antiguo pueblo sino moderno y manifiestan muchos de sus edificios de los, que aun no se han renouado, que es fundacion de los Arabes sin mezcla de edificio Romano, o Gotico como por los materiales disposicion, y traças se dexa bien conocer a todos los que conocen de architetura y tienen noticia de antiguedades. De manera, que en el sitio que agora tiene esta ciudad es manifiesto auer sido fundada por los moros despues de la vniuersal destruycion de España, pero no por aquesto pierde Ronda la gloria de su antiguedad: porque no solamente fue de nueuo fundada de los Arabes sino trasladada de su antiguo sitio al que agora tiene, como tambien les acontecio a otras muchas ciudades de España, por los muchos mouimientos guerras, y entradas, que en ella han hecho muchas y diuersas naciones estrangeras como se ha visto por el discurso de la primera parte. Su assiento primero desta ciudad es manifiesto, que estuuo en aquel lugar que agora llaman los naturales de aquella tierra Ronda la vieja dos leguas del nuevo sitio, que agora tiene la ciudad de Ronda, y media legua de la villa de Setenil. Fue esta ciudad en su primo asiento harto de buena grandeza y de sumptuosos edificios de obra Romana como lo manifies-»

Hoja 150r

«tan oy dia los vestigios, y pedaços de edificios, que aun duran en el sitio de Ronda la vieja, el qual era sobre vn cerro cercado de peña tajada cun vna entrada que poco a poco se va obliquando, y continuando con lo llano. Hallase en esta ciudad de Ronda la vieja entre otros edificios vn theatro quales son los que traça Vitruvio en el quinto libro de su architetura. El maestro Antonio de Lebrixa, y algunos otros llaman a esta ciudad Arunda. Mas si aduertimos a la posicion, y graduacion, que da Tolemeo a Gibraltar, Marbella y a la ciudad de Arunda, veremos claramente que la ciudad de Arunda no puede ser Ronda porque assi auria desde Ronda a Marbella mas de quarenta leguas, y lo mismo diferenciaria de Gibraltar. Por la misma razon yerran los que quieren, que Ronda sea la ciudad, que Tolemeo llamo Detunda. Harto mas camino lleuara si dixeran que Ronda fue la ciudad Menralia, o la que Tolemeo llama Transduta a quien pone tan conformes con Marbella y Giblaltar quanto lo son agora en sus distancias. Aunque la poca historia que de aquellas ciudades se tiene es ocasión que no se pueda discernir bien atraellas solo se halla, que las cuenta Tolemeo junto con Giblaltar, Tarifa, Marbella, y otros pueblos vezinos entre la nacion de los Turdulos y conciertan muy bien las distancias de Menralia, y las de Transduta con las que agora tiene Ronda la vieja de aquellos pueblos vezinos. Y si miramos a la disposicion de las tierras y a las señas, que da Cesar veremos, que nuestra ciudad de Ronda la vieja fue aquella celebre ciudad Munda, donde Iulio Cesar vencio a Neo Pompeyo hijo del otro Neo Pomeyo, Magno a quien el mismo Cesar auia vencido en los campos Farsalicos. Y no es marauilla que vna misma ciudad tuuiesse dos nombres como los tenian otras muchas ciudades de España. Digolo porque seme haze muy facil que siendo la ciudad de Ronda la que llamaron Munda sea tambien alguna de las otras dos, que nombra Tolomeo, o Menralia o Transduta y que se llamase Munda Transduta, o Munda Menralia, aunque de Menralia no me confio mucho porque en ella parece, que diferencia la lecion de Titoliuio de la de Tolemeo. Y a la objecion de algunos que quieren poner a Munda donde esta agora el pequeño lugar que llaman Monda valiendose de la conformidad del nombre se puede responder, que siendo la ciudad de Munda destruyda pudieron algunos de sus naturales que quedarian con el amor del nombre de su ciudad mudarse alsitio donde agora esta Monda, y con su poca facultad edificarian aquel pequeño pueblo dandole el mismo nombre de Munda, que toda via con muy poca alteracion conserua: como lo hizieron los moros, que salieron de Antequera, quando la ganaron los Christianos, que con el amor del pueblo, que dexaron fundaron Antequerela, y como tambien lo han hecho otros muchos pueblos o gentes.

Iusta causa, y buena consideracion tuuieron los moros de passar la ciudad de Munda al sitio en que agora esta puesta Ronda porque como lo ha considerado muy bien Iuan de Escobedo cauallero principal de Ronda, y regidor de la misma ciudad hombre de grande prudencia y muy claro ingenio, y curioso en el conocimiento destas cosas, de cuyas relaciones verdaderas, y bien hechas me valgo en esta y en algunas otras particularidades, a quel sitio de Munda o Ronda la vieja, es muy falto delagua, que era necessaria para tan gran pueblo la qual falta diminuya la fortaleza de la ciudad. Y con esto tenia el sitio»

Hoja 150v

«antiguo lexos la molienda, y por el consiguiente auia de tener necessariamente lexos el regalo y recreacion de las guertas, y su necessario vso. Todo lo qual repugna a la condicion , y naturaleza de los Arabes, que son muy amigos de agua, de lugares frescos, y deleytosos, de verduras, huertas, jardines, y frutales, y de juntar la recreacion con la ganancia. Mouidos pues de todas estas cosas passaron los moros, el antiguo sitio de Munda Transduta al sitio en que agora esta Ronda, el qual conformaua, y satisfazia al apetito, y gusto dellos en todas aquellas condiciones. Y fuera de esso les ofrecia vna estraña fortaleza, que era vna de las cosas que mas aduertian, y procurauan en sus fundaciones, los moros que tenian ocupada, y en miserable seruidumbre a España, como gente, que entendia bien, auer menester las viuiendas en los tales lugares pues sabian que nunca les auia defaltar cruel y perpetua guerra, con los christianos Españoles, los quales auian de hazer todo su poder por recobrar sus tierras perdidas. Y porque se entienda, quan bien escogieron aquellos moros, y quan fertil apazible y fresco lugar, y quan fuerte sitio, sea el desta ciudad de Ronda, dire con verdad lo que della se muy bien como testigo quesoy de vista por muchos años y no sera fuera de proposito el decillo, pues el principal intento desta obra es la historia de las grandezas, y cosas memorables de España, y de sus ciudades. [Nota: Aquí empieza la parte del texto que transcribe Juan Pérez de Guzmán] Esta pues la ciudad de Ronda puesta sobre vna peña muy grande, y de piedra fortissima como lo manifiesta su color, que por la mayor parte es entre azul y negro. Es aquesta peña de increyble altura, quanto dare a entender luego. La qual por la parte que mira entre Poniente y Mediodia se abaxa de repente, y haze vna entrada llana de menos de ochenta passos, quanto en ella caben dos lienços de muralla, y vna puerta de la ciudad : de los estremos de los quales lienços comiença a yrse leuantando la peña poco a poco por ambas partes, y no tan poco a poco, que amenos de veynte passos : por cada parte no tenga vna altura estraña. Hazese aquella entrada porque la tierra de ambas partes, se viene de ambas partes leuantando con dos cuestas, hasta subir a la puerta de la ciudad donde es lo muy llano, que es de muy poca anchura: aunque esta misma entrada llana se va poco a poco estendiendo a la parte contraria de la puerta haziendo vna hermosa, y ancha plaça que llaman de san Francisco, o lacarrero: harto bien dispuesta para las fiestas, y exercicios, que alli hazen los caualleros, y para juegos de pelota. Sobre aquesta peña esta assentada la ciudad de Ronda toda cercada de muy gentil muralla fuerte con muchas y muy espesas torres. Y por la parte del Poniente, por donde dixe hazerse aquella entrada llana, y muy angosta, se haze vna fortaleza muy grande y muy fuerte cercada de muralla y barbacana, y en parte assentada sobre nueua peña, que naturaleza parece que ofrecio de industria dentro de la ciudad para aquel effeto. El muro desta fortaleza, y su barbacana esta muy llena de torres, o cauallleros, y de garitas. Comiença la fortaleza en lo muy alto, y llano de la ciudad, y corre hazia la puerta sobredicha a la plaça de san Francisco por mas de ciento, y ochenta passos Geometricos por todo el qual trecho la ciudad se va abaxando poco a poco con algun tanto decuesta, pero por dentro de la fortaleza va todo muy llano, e ygual con el sitio de la ciudad, de donde començo de manera, que por esto la barbacana, y la muralla principal de la fortaleza tienen un terrepleno monstruoso»

Hoja 151r

«de grande, y alto siendo en mucha parte suya natural. Y tienen esta barbacana, y muralla principal vna increyble altura, por la obliquidad, y cayda, que haze la ciudad por donde se va estendiendo la fortaleza. Demanera que es imposible tentarla con escala de qualquier suerte, que sea ni es posible que le ygualen qualquier genero de machinas castillos, e inuenciones, que se le arrimen en la mayor parte suya por donde parece que se le puede imaginar ofensa, digo por la parte quese contra pone a la plaça sobredicha de san Francisco, y a los oliuares de aquella parte por donde parece que solamente se le puede assentar bateria, que por los otros lados es imposible assentar real o por no descubrirla della ni a la ciudad, o por estar tan lexos los sitios, donde se le podria plantar el artilleria, que no le podrian hacer daño sensible. Y quando de fuera dela ciudad pudiesse ser batida esta fortaleza, y sus lienzos derribados seria imposible dallo assalto, porque casi de la misma altura, que es muy grande se quedarian los mismos muros, y barbacanas, por razon del monstruosso terrepleno que tienen assentado sobre peñas, y misturado con ellas en tal disposicion, que parece cosa impossible poderle hazer minas. Solamente se podria combatir, y ganar esta fortaleza desde dentro de la misma ciudad teniendola ganada y esto con ruyna de muchos edificios. Tiene esta ciudad dende que fue de moros, a la parte del medio dia vn arrabal que se estiende hasta la parte del Poniente, llamanle el arrabal viejo esta cercado de buenos muros, y torres bien traçados, con sus angulos, que hazen los lienços destos muros: en muy deuida proporcion, y arrimados en toda parte a su terrepleno natural, que haze la misma cuesta de la tierra, con su puerta para el servicio de la gente del arrabal para el campo, y puertas en el muro principal de la ciudad para subir a ella. Ayuda a la fortaleza del mismo arrabal que al rededor delos muros le cerca vn arroyo de agua, que llaman el arroyo de las culebras, para baxar al qual, desde las murallas del arrabal aun se haze no pequeña cuesta, ni poco dificultosa. Y aunque por vn lado se le ofrecen a este arrabal padrastos de vna loma o cerro contrapuesto, con todo esso ay muchas ciudades, que se llaman fuertes en España, que lo serian mas si tuuiessen la disposicion, y fortificacion deste arrabal. Mirando la ciudad por esta parte da vna vista, y ostentacion de gran hermosura, y estraña fortaleza, porque lo primero se muestran las murallas deste arrabal, que aunque las tratan los ciudadanos con gran descuydo y menosprecio estan con todo esso en muy pocas partes muy poco caydas, por estar arrimadas, y sustentadas al terrepleno, y cuesta. Luego lo segundo se muestran sobre el arrabal, y peña los muros principales de la ciudad, de muy buena obra, muy anchos, y fuertes con muchas y espesas torres que tiene debaxo de su protecion y amparo al arrabal, y el muro de afuera. Luego se ve junta con ellos y mas alta la barbacana de la fortaleza con sus garitas, y torres assentadas sobre su peña, y sitio mas alto haziendo amparo, y defensa a los muros de la ciudad, a los del arrabal viejo y vltimamente se muestran mas adentro, y muy mas altas las torres, y murallas de la fortaleza, en amparo de su barbacana, y del muro dela ciudad, que amano, y con qualquier tiro arrojadizo, los puede facilmente defender demas de que tambien haze defensa, y amparo al vltimo muro de afuera, que ciñe el arrabal. Demanera, que si enemigos com-»

Hoja 151v

«batiessen por esta parte al arrabal, y vn solo muro suyo, se haria la defensa, y serian, ofendidos ellos juntamente de quatro murallas, y muchas torres sin impedirle las vnas a las otras cuyos tiros arrojadizos serian estrañamente dañosos a los enemigos combatientes aunque viniessen de lexos por venir de lugar alto, quanto mas, que el llegar a combatir, y a dar el assalto al primer muro del arrabal, seria muy dificultoso por la aspereza del lugar. Pues si nos boluemos hazia la parte Occidental a la plaça sobre dicha de san Francisco, veremos la puerta de la ciudad enmedio de vn valuarte, entre dos bestiones y torreones redondos con su plaça baxa, y luego segunda puerta a la esquina de adentro del mismo valuarte cogido entre sus caualleros, y castillos muy altos, y fuertes, y su segunda, plaça mas adentro harto grande, y anchurosa para el jugar del artilleria en defensa de la puerta y valuarte, y para cualquier impetu de caualleria, o infanteria, muy proporcionada para esse fin en la disposicion de las rondas, y calle que sube a la ciudad. Vltra de que la plaça baxa del mismo valuarte tiene sus dos puertas contrarias acomodadas con muy gentil traça a la defensa de la entrada pudiendo por ellas jugar el artilleria no solo a la entrada llana de la plaça de san Francisco sino tambien a las dos cuestas, que baxan al prado y al arrabal viejo por donde se abaxa la peña de la ciudad para hazer la entrada, y estas dos puertas tienen tan buena disposicion que poco, o nada pueden ser offendidas de a fuera siendo ellas guardadas de sus cortinas, o lienços vezinos, y de sus caualleros o torres contrapuestos para la defensa dessas cortinas, y puertas. Iuntase con esto, que luego tras la muralla, valuarte, y sus plaças, se ofreçen las torres, y barbacana dela fortaleza, que son de monstruosa altura y obra fortissima por esta parte la qual cortina defiende y ampara al valuarte, y muralla de la ciudad. Y luego mas a dentro se representa el fortissimo muro, y torres de la fortaleza en mucha mayor altura con su castillo principal, o torre del omenage que es ochauada para mayor fortaleza suya. Suben en aquesta grande altura, que encarezco por no poder subir menos a causa de leuantarse por alli el terrepleno de la fortaleza, todo aquel espacio que ella se leuanta siendo este como tengo dicho en la mayor parte suya obra de la naturaleza. Y de tal manera estan por aquí vezinas las tres murallas de la ciudad, y fortaleza, y con tal disposicion, y proporcion de altura, que asi como al muro de la ciudad le ampara el primero de la fortaleza, asi a este y al de la ciudad les ampara tambien el demas adentro de la misma fortaleza demanera que llegando enemigos a combatir, el muro de la ciudad, auian de ser offendidos juntamente de tres murallas, y muchas torres, en defensa y protecion del primero muro sin impedirse las vnas a las otras. Y quando ya fuesse tomada por esta parte la muralla, y puerta de la ciudad, no estaua todo acabado pues aun quedaua por hazer mucho y por ventura lomas. Va el muro de la ciudad con sus muchas torres por cima de la peña al mismo margen della, y lleua la fortaleza tal disposicion que desde la puerta Occidental sobredicha, hasta el estremo del arrabal viejo bolteando al medio dia que es hasta llegar a confrontar y emparejar con la puerta, y principio de la fortaleza se va la misma fortaleza arrimando al mismo estremo de la peña de manera que entre el muro, de la ciudad, y los de la fortaleza se haze por gran trecho vna calle muy angosta, en la qual a trechos atrauiessan»

Hoja 152r

«vnos lienços muy fuertes que juntan la Barbacana con el muro de la ciudad, y en estos hazen en aquellos trechos dos o tres puertas con sus torres encima para defensa, vnas en derecho de otras por la calle derecha, que mejor se puede llamar Ronda pues no ay en ella otras casas, o edificios, sino los muros, y estas puertas y torres. Sobre las quales se haze la vltima puerta de la ciudad asida entre sus torreones, y con su defensa encima y su plaça mas adentro para artilleria, o impetu de gente, y frontero, vn alto y fuerte muro de la fortaleza, cuya puerta y entrada se haze en esta misma plaça, y sitio, el qual de tal manera esta dispuesto, que representa otro muy fuerte valuarte. Entre esta vltima puerta, y la otra primera demas afuera se haze en el muro de la ciudad vna puerta, que sale al arrabal viejo con sus guardas y fuerças. De manera, que quien tuuiesse ganado el primero valuarte, y puerta seria señor del arrabal viejo con mucha facilidad, pero tras de mucho trabajo, no tendria ganado vn pie de la ciudad, por quedar cerrada, y guardada con las puertas superiores, y quedar la misma fortaleza hecha muro de la ciudad. Y les quedaria a los mismos, enemigos mucho mas que hazer, que aurian hecho en ganar la primera puerta, y valuarte porque aurian de ganar las otras, que les serian bien defendidas no solo dende las torres dellas pero desde encima de la fortaleza, y quando estas se pudiessen ganar o estuuiesen abiertas, seria estraño peligro para los enemigos por la calle arriba encañados aun no de seys en seys ni bien de quatro en quatro, por el gran daño que reciberian de encima de la fortaleza. Y fuera desto no podrian los enemigos batir la fortaleza, ni hazer impetu ni assentar escalas, ni arrimalle ingenios, o machinas, ni hazer cosa alguna en su perjuyzio por no quedar lugar para cosa alguna de essas entre la fortaleza, y estremo de la peña, por donde va la muralla de la ciudad. Y no solo es esto asi pero seria imposible poderle sufrir, ni estar vn momento enemigos en aquel paso estrecho o calle con cualquier genero de reparo que tuuiessen, porque quando con piedras y cantos dexados caer, no los depedaçassen con sola tierra, y piedra los enterrarian, y cubririan muy altos en muy poco rato, sin que tuuiesen reparo, ni defensa alguna. Solamente les quedaua a los enemigos, que huuiessen ganado la primera puerta, y valuarte hazerse señores del arrabal viejo como dixe arriba. Pero en tal caso les seria mejor y mas seguro a los enemigos boluerse al campo, que apoderarse del tal arrabal, ni alojarse en el por estar tan debaxo de la misma fortaleza, que en muy pequeño espacio fueran de arriba con todas las casas, y arrabal vndidos sin reparo alguno. Que este arrabal solamente es bueno para estar por la ciudad, y no para fortalecer enemigos. Toda esta fuerça, que he dicho tiene la ciudad por esta parte que se haze la entrada de la peña ayudando a la natural fortaleza del sitio el arte con tanto ingenio, y destreza del artifice, que lo hizo, y junto la vna fuerça con la otra, que por sola esta traça, y fortificacion que hizo, sele deuiera dar loor perpetuo. Iuntasse tambien por aquella parte de la plaça de san Francisco, hermosura estraña con la fortaleza: por la vista que dan las tres murallas de la ciudad, y fortaleza con sus muy altas, y espesas torres, que es mayor que por otra parte alguna, con la qual hermosura da juntamente la fortaleza, y torre del omenage con su grande altura, y las otras muchas torres, vna ostentacion de grande ma-»

Hoja 152v

«gestad, y soberuia, como, que menosprecie la campaña y toda fuerça de enemigos. Crece pues como dixe arriba, desde este sitio de la plaça de san Francisco la altura de la peña monstruosamente por ambas partes, yendo siempre por el estremo de la misma peña, puesta la muralla con sus muchas torres, aunque la seguridad, y del sitio a dado licencia, que se arrimen ya en este tiempo casas a la misma muralla por algunas partes encima de aquella peña tajada. Viene de hazia la parte de Levante vn montezillo leuantandose poco a poco siendo todo el peña viua, y muy dura del mismo linage, y suerte de la otra, sobre quien esta la ciudad assentada, y en llegando esta nueua peña a menos de treynta pasos de la muralla se tuerce del Leuante hazia el Septentrion acompañando a la otra peña sobre quien esta la muralla hasta el Septentrion con ygual altura quedando entre las dos vn foso el mayor, y mas estraño, que agora pienso sea en el mundo. La peña de ambas partes es de vn color, y de vna misma dureza, y por ambas partes tajada, y cortada hasta el suelo del natural foso el qual suelo es tambien de la misma peña, muy lleno de peñas, y aspereza. La anchura deste pozo es desigual en diuersas partes por donde comiença al Levante, sera su anchura de poco mas que quinze passos, y de ay como se va torciendo circularmente hazia el Septentrion, se va poco a poco haziendo mas ancho hasta llegar en su estremo a hazer anchura, demas de dozientos, y cinquenta passos de anchura a la parte del norte, desde el qual punto procede la peña de la ciudad su buelta, y circulo hasta boluer a la plaça de san Francisco, de donde la sacamos. Pero la otra peña su compañera desde aquel mismo punto del Norte toma otro camino apartandose de la peña de la ciudad boluiendose o metiendose hazia el mismo Norte, y torciendose en otro nueuo semicirculo tan grande, que su semidiametro, y atrauesia sera devn quarto de legua, haziendose desta peña asi torcida, y en arcada, con la de la ciudad, y con vna montaña frontera de oliuares vn muy profudo, y muy espacioso valle, de quien boluere a hablar a baxo. Tiene este fosso, de que voy hablando, en su principio por donde es muy angosto vna puente de canteria muy fuerte con vn solo ojo, y cerca della en lo mas baxo de otras peñas otra puente mas baxa, y pequeña, que llaman la puente vieja, de que se servian los moros siendo señores de la ciudad porque esotra puente de canteria es obra nueua de Christianos. Iunto con esta puente, tiene la ciudad vna puerta principal para entrar, y salir de las pocas, que tiene, o puede tener. Llamanle la puerta de la puente, y es contraria a la otra puerta principal que deziamos salir a la plaça de san Francisco a la qual llaman puerta de Almocafar, siendo solas estas dos puertas las principales de la ciudad, por donde la gente entra y sale. Es aquel fosso, que rodea a Ronda de mayor y menor profundidad por diuersas partes. Lo menos hondo es en su principio donde esta la puente. La profundidad por esta parte es, quanto vn hombre de gran fuerça, y muy diestro tirador puede alcançar hazia arriba con vna piedrazuela, buscada y escogida entre aquellas con que mas se puede tirar. Desde aquí va este foso siendo siempre mas profundo por yrse ahondando mas el suelo y leuantandose mas las peñas, que le hazen. Nadie se que le aya medido: pero podrele tantear y dar a entender desta manera que ay muchos hombres muy sanos en Ronda, que no pueden sufrir a mirar esta profundidad, desde lo alto asomando la cabeça al muro»

Hoja 153r

«porque se desuanecen. La segunda prueua, o esperiencia para dar a entender aquella profundidad, es que con mucha dificultad, se alcançan a oyr a baxo las bozes que arriba suelen dar con mucha fuerça hombres de muy entera, y rezia voz. La tercera prueua es que los hombres, y las peñas grandes parecen cosas muy pequeñitas abaxo. En llegando este fosso al estremo suyo, donde dixe tener la mayor anchura, y aquella profundidad, que he significado, haze la misma peña del suelo vn salto, y despeñadero monstruoso, y espantable, derribandose la peña, taja sobre aquel valle, que profundo que antes dezia. La profundidad deste despeñadero, y salto, es tan grande, quanto lo era lo mas profundo del fosso antes del mismo salto, y de ay abaxo hazia el mismo valle, va toda via la misma peña haziendo otros despeñaderos y saltos aunque no tan profundos. De manera, que la hondura del valle sobredicho es de las estrañas, y mas espantables que se pueden hallar. No ay voz que alcance de lo alto a lo baxo ni de lo baxo a lo alto, y los grandes peñones de abaxo parecen desde arriba muy pequeñas piedras, ni ay tan robusta cabeça que sin desuanecerse pueda mirar a baxo llegandose cerca de la orilla de la peña. Viene de hacia el Oriente vn rio, y metese por aquel fosso, y aunque es rio nunca le falta agua, la qual se le aumenta luego en entrando en el foso de vna tan buena, y abundante fuente, que sola ella pudiera hazer al mismo rio. Dentro deste foso tiene Ronda muchos molinos de pan, y muchos batanes estando debaxo de las casas muy seguros de las faltas, y de las crecidas del rio, y sin peligro, que enemigos pudiessen estoruar la molienda. Passa este rio todo el foso, y despeñandose por aquel salto que dixe arriba corre por medio del valle profundo, que hazen las peñas del foso y vna montaña de oliuares frontera donde ay muchas tierras de pan y algunas huertas: y pastos de ganado. Tal es la disposicion deste valle, que en qualquiera tiempo de necesidad, y cerco se podrian valer del los ciudadanos de Ronda de manera que con industria y buena diligencia, no se pudiesse tomar la ciudad por hambre. [Nota: Aquí termina la parte del texto que transcribe Juan Pérez de Guzmán] En la ribera del rio sobredicho llamado Guadiaro, celebrado entre los antiguos Cosmographos, a quien llamaron Cryfro, ay gran muchedumbre de guertas de que se saca estraña cantidad de fruta de que se prouee no solamente la ciudad sino tambien mucha parte de la comarca, toda muy buena, especialemente duraznos, y membrillos, la ciudad es proueydissima de todos mantenimientos. Coge mucho pan, y buen vino : tiene grandes, y hermosos oliuares, de que se coge mucha quantydad de azeyte. Es pueblo abundantissimo de legumbres, y de caça, y de pescas del rio. Goza abundantissimamente de mucha diuersidad de pescados de la mar, que se trae de Giblaltar, y Marbella, y de otras partes, y suele llegar casi viuo. Crian los ciudadanos de Ronda gran muchedumbre de toda suerte de ganados, vacas, carneros, ouejas. Y mucha infinidad de puercos de que se matan muchos cada año y se haze en solo este pueblo mas tocino, que en ninguna otra ciudad del reyno, y aun de toda España, y es asi mismo el mejor, que se haze an toda ella: llamanle como por donayre, y refran atun de Ronda, el qual se lleua por todo el reyno, y fuera del hazense tambien muchos menudos, y cecina de puerco. Criase dentro en la ciudad alguna seda, y mucha en sus aldeas. Criase mucha miel, y labranse muchos paños buenos: y es pueblo muy ba-»

Hoja 153v

«rato de todas cosas. Es aquesta ciudad muy fria quanto se puede dezir fria en el Andaluzia, y no lo es muy poco, pues suele algunas vezes hazer en ella tanto frio como en Madrid, pero lleuasse bien con el mucho carbon, y leña, que tiene, y dura muy poco el frio. Esta misma constitucion, y temple suyo la haze ser por el estio templadisima del calor y gozar de muy regalados vientos, y de tan buenfresco por las noches como lo goza Valladolid. Tiene muchos caños de agua muy buena, y grande muchedumbre de fuentes, alrededor de si, entre las quales ay algunas de agua lindisima. La vezindad desta ciudad es muy buena en numero tiene muy buenos arrabales fuera de la peña, donde esta la ciudad assentada que son el arrabal de san Francisco, y el arrabal que dizen de la puente, demas del arrabal viejo, de quien dixe arriba, el qual no es agora tan poblado de gente ciudadana como los demas, fuera destos arrabales tiene Ronda otro continuado con el de la puente. Llamanle el Mercadillo puesto en lo llano sobre la otra peña que haze el fosso con la de la ciudad. Esta este Mercadillo, en ygual altura con el llano, y alto de la ciudad. De manera, que aun desde este mercadillo no se le podria assentar bateria a la ciudad, ni desde las espaldas del mismo Mercadillo por yrse obliquando y abaxando el llano de la peña, y perderse presto la ciudad de vista. Tiene Ronda solas dos puertas principales la de Almocafar al poniente y la de la puente al Leuante, y aun esta no pudiera auerla si faltara la puente. Otras dos tiene que no son principales solamente, para el seruicio de la ciudad, vna sale al medio dia, llamada la puerta del Acijara, en Arabigo, y otra a la parte contraria, que llaman de los molinos. Por ambas estas puertas, se abre dificultosa baxada, y camino por entre aquellos riscos, y peñas, dando a ello lugar quanto pudo la naturaleza conforme a la altura, y estrañeza de la peña que de otra manera fuera imposible. Pero la baxada en la vna, y la otra puerta es tal, que los naturales, que mucho las acostumbran temen el baxar por ellas, y no siento yo mejores cuestas en aquella tierra, para tomar el acero. Tiene esta ciudad en la plaça de san Francisco, de quien arriba hize mencion vna muy apazible alameda de dos o tres muy buenas calles con algunos buenos caños de agua: la qual planto alli vn cauallero de Granada, llamado Lazaro Moreno de Mendoça, siendo corregidor desta ciudad. La tierra es muy fertil aunque algo tardia por ser tanta su frialdad como ya dixe arriba, que no permite seguramente dormir en pieças baxas ni sufre bien los naranjos, ni se crian en ella palmas. Tiene esta ciudad gran jurisdicion, buenas villas, y aldeas en toda la Serrania, y Arahal, de quien ella es cabeça. Es la gente desta ciudad muy limpia sin muchas raças de Iudios, ni otra mala seta, y si alguna cosa ay mala es poco, y en gente aduenediza. Produze este pueblo muy claros entendimientos, hombres de mucha prudencia, y juyzio, y muy buenos ingenios inclinados a letras, y virtud. Aunque el regalo, y vicio de la tierra, y el no cultiuarse, y el seguir la costumbre de sus passados, que es tratar la agricultura, haze que se queden cortos, y siluestres aquellos buenos ingenios, que produze este pueblo. Con cuyo poco exercicio aun ay algunos hombres tan adelante, que pudieran viuir de las letras con poco mas que lo trataran como yo de leer mi cathreda. Entre estos es vno, don Iuan Doualle, cauallero de los mas principales de aquel reyno de Granada, a quien ni el gouierno de sus pueblos, y vassa-»

Hoja 153r [i.e. 154r]

«llos, ni el exercito de las armas y caualleria, ni el zicio, que impide a otros han sido parte para dexarle de hazer tan leydo, y tan doto en letras humanas, especialmente en historia que pudiera muy bien tomar la pluma, asegurado deque todos desearamos ver sus escriptos y eloquencia, y buen estylo, y de que agradara alos que mejor entienden. No se queda atras otro cauallero Iuan de Luzon, cuyo ingenio es vniuersal, y excelentissimo y ansele dado tambien los estudios que en negocio de historia, antiguedades, y cosas de re millitari politica, y otras nos pudiera con muy poco cuydado leer a muchos. Son naturalmente los ingenios desta ciudad muy inclinados a historia, y letras humanas. Tienen tambien natural aptitud, a Mathematicas, y Astrologia. Y puede tanto en ellos, aquella inclinacion natural, que les haze a los mesoneros andar cargados de efemerides, y a los rusticos, y otros que jamas vieron escuelas ni conocieron maestros, andar contemplando las estrellas, y mudanças de los elementos y pronunciar pronosticos de lo venidero. Asombrame lo que yo mismo vi, y esperimente, acerca de lo que voy diziendo. Vn mancebo muy virtuoso llamado Bernabe Garcia hijo de pobres padres, huuo en esta ciudad : tan inclinado a las Mathematicas, que sin auer oido lengua latina ni visto vniuersidad, ni aprendido letra de maestro: estudiaua con estraña asistencia la Geometria pratica, y especulativa, la Cosmographia y Astronomia por Euclides, Ptolomeo, y otros autores latinos dificultosissimos, estauase vnmes, y mas sin salir de su casa, y aposento estudiando los dias, y las noches enteras, con estraño gusto fatigandose el animo por entender aquellas sciencias. Y quando se le ofrecia cosa, que en muchos dias de estudio, el no la podia entender, yua a Ossuna, y a Granada, y a Seuilla, y otras muchas partes, a buscar quien le declarase aquello, que no entendia. Son las mathematicas sciencias dificultosissimas, y que como su nombre dellas declara y Anatolio escriptor Griego, y todos afirman, no se pueden alcançar sin maestro. Con todo esso fue tanto el ingenio de aquel moço Bernabe Garcia, y tanta la inclinacion a estas sciencias, y tanto el estudio, y trabajo, que en ellas puso, que vino a ser grande geometra en lo pratico, y especulatiuo supo mucho de architetura, de sphera, y astronomia. Escriuio algunas buenas obras: yo tuue en Salamanca vn libro suyo de reloges, que trataua de imprimille, compuso tambien otras obras, aunque no dexaua de sentirsele algun tanto en algunas cosas la falta, que tenia de maestro. Y como en su vida no vuiesse aprendido lengua latina le vide traduzir muy bien de verbo, ad verbum, vna gran columna, y mas de Haly Aben Ragel, y otras vezes pedaços de Albumassar. Finalmente el demasiado estudio, y la demasiada fatiga de animo, que tomaua de dia, y de noche, por entender las dificultades que se le ofrecian, le vino a matar de menos de treynta años, quedando perdido aquel libro de reloges, y otras cosas que compuso de manera, que en este monstruoso ingenio se verifica la sentencia, de los philosophos antiguos, que pintauan a Saturno comiendose sus hijos. Hasta vna cosa como esta llega la inclinacion natural delos hijos deste pueblo a las mathematicas, que es notable indicio, y argumento de lindisimos ingenios. Tienen tambien natural aptitud los de Ronda a poesia y versificacion. Yo he visto de muchos con lo poco que se aplican a esse estudio cosas muy bien dispuestas, muy buenas imaginaciones, y traças, y muy gentiles figuras poeticas»

Hoja 153v [i.e. 154v]

«demas de darseles muy bien la compostura, y lisura del verso. No llamo poetas, ni lo son a los que con guitarras como truhanes cantan por las mesas de señores, y ponen tonadillas que esso es infamar a la nobilisima, arte poetica, y destos nunca los vuo en Ronda, y hallase alguno sera gran marauilla, por degenerar de la modestia y grauedad de los ingenios de aquella tierra, tan poco es poesia el hazer coplas que esso es verificacion, y dessa ni Horacio, ni Aristoteles, ni otros grauisimos autores, que la escriuieron han dado precepto alguno. La poesia contiene la conueniente disposicion, y la galana distribucion de la materia con figuras, y ficciones no fabulosas, que oculten vnas cosas, y manifiesten otras engrandezcan vnas y abatan otras y hermoseen toda la obra, y la hagan agradable por todos sus miembros, y partes y con esto a detener la poesia mucha y muy varia erudicion y mil sentidos alegoricos. Requiere la poesia necesariamente mas que ninguna otra arte conocimiento de todas las ciencias. Ninguno es poeta fino es gran retorico, y philosopho natural, y moral, cosmographo, astronomo, y muy versado enletras humanas. Poesia es la de Homero, y muy loada de Platon poetas fueron Orfeo, Mufeo, Pindaro, Hesiado, Virgilio, Ouidio, Lucrecio y otros, pero no lo fue Lucano, ni aquellos que solamente escriuieron en verso la historia seca. Muchos poetas excelentisimos a auido, y ay en España, y como dixe Ronda produze muchos ingenios poeticos, y tambien muy buenos furores para la versificacion. Don Iuan Douale de quien dixe arriba y otro cauallero cuyo nombre es don Diego Malauer an mostrado en algunas cosas lomucho que pueden en esto. Dexo otros muchos que tienen en esta ciudad la misma aplitud natural, pero quedanse cortos por la falta de dotrina y el vicio de la tierra. Es la gente desta ciudad muy afable, y muy llana en todo trato, y conuersacion, y con esto muy belicosos, y diestros en las armas en que se auentajan a la gente de todas aquellas comarcas. Son muy templados en el comer, y beber, assi los muy ricos : como los muy ordinarios. No es gente desuanecida como muchos otros del Andaluzia. Todos son ricos y bien hazendados, y viuen de su labrança. Tiene esta ciudad vna mina estraña echa en la misma peña viua sobre que esta puesta la ciudad, cae aquesta mina en medio del foso, va minada la peña desde lo mas alto de la ciudad hasta llegar al rio en lo mas baxo, en que tiene gran muchedumbre de pasos, o escalones: tiene dentro en medio de la peña algunos espacios, o saletas, y en vna ciertas naues de algunos arcos, y postes con sus mazmorras : en otra tiene vn pozo, que agora esta ciego, y mas abaxo cerca del estremo de la mina ay vna quadra, y en medio vn pozo, o algibe quadrado muy anchuroso, que pueden coger juntos en el agua mas de doze o catorze hombres y despues tiene a lo mas baxo su puerta al rio, que va por medio del foso. Tiene esta mina hechas algunas lumbreras en la peña, y por la vanda de la mano derecho como subimos muchos poyos y descansaderos muy espesos vnos tras otros, desde lo alto a lo baxo, la obra es muy anchurosa, y espaciosa echa toda a mano, y pico en la misma peña viua, sin entremeterse otra obra ni otros materiales. Hizieron esta mina los moros siendo señores de la ciudad, por ella subian los captiuos Christianos, el agua aquestas en vnos zaques, o odres de cuero desde aquel pozo muy baxo, o desde el rio, y aunque descansauan enlos muchos poyos, y descansaderos que tiene, la mina con todo esso padecian los pobres Christianos el mayor trabajo, y martyrio, que padecian»

Hoja 155r

«Christianos captiuos en toda la morisma: de donde nacio vna manera de maldicion como refran, que se vsa en toda aquella tierra diziendo. En Ronda mueras a carreando zaques. Es fama que la plaça principal desta ciudad, es por debaxo hueca, y que esta fortisimamente fundada sobre vnas peñas que hazen un profundisimo pozo. Para esto se yo, que amenos distancia de quinze pasos de la plaça, en la pescaderia ay vna boca de pozo profundissimo, que esta tapada con vna piedra que encaxa en la misma boca, y muchas vezes la suelen quitar, y suelen peligrar algunos. Tiene esta ciudad muchos beneficios patrimoniales, de muy buenas rentas para conforme al gran barato, y fertilidad de la tierra : los quales solamente pueden tener los que son hijos de la misma ciudad. Fuera dela ciudad a medio quarto de legua ay vn templo de nuestra Señora de los Remedios con casa de religiosos trinitarios hecho el edificio en vna concauidad, y mesa de aquella grande peña, que arriba dixe hacer el prado, y valle profundo. Tienen aquí los religiosos en la misma peña su huerta y fuente. Es aquesta Imagen de nuestra Señora de mucha deuocion, y veneracion : haze algunos milagros por lo qual concurre cada dia a esta casa, mucha gente de toda aquella comarca. Tienen tambien aquí los religiosos de la casa reliquias del glorioso S. Blas, las quales tocan en su dia. Quando los Reyes catholicos ganaron la villa de Setenil, corrieron con el exercito los campos de Ronda y no la cercaron entonces por ser muy cerca del inuierno. Boluieron despues sobre ella el tiempo adelante le pusieron cerco, pero viendo el Rey don Fernando, ser la naturaleza, y disposicion desta ciudad inexpugnable, es fama entre los dela tierra, que determino el Rey don Fernando de dexar aquella ciudad para el fin dela conquista del reyno de Granada, y que leuanto luego el cerco con determinacion de yr sobre Malaga dexando talados los oliuares de Ronda. Los moros, que entonces tenian esta ciudad viendo la determinacion del Rey don Fernando, y soberuios con la fortaleza de su pueblo no imaginando loque despues sucedió ni creyendo que en su ciudad pudieran entrar estando cerrada, sino paxaros bolando, salieron todos a socorrer a Malaga por vnos atajos, por llegar primero, que llegasse el campo Christiano. En esta salida de los moros al socorro de Malaga dizen, que no dexaron en la ciudad sino las mugeres, muchachos, viejos, y gente inerme, y flaca, que parece cosa de admiracion. Tuuo auiso desto el Rey don Fernando, el qual viendo la buena ocasión tomo parte del exercito la que le parecio bastaria para su proposito, y con ella boluio apriessa sobre Ronda, haziendo que passase toda la demas gente adelante sin dexar el camino de Malaga, porque los moros no sintiessen su buelta. Llegando pues a Ronda, y hallandola sin defensa buscauan por donde la entrar, y escalar, y ofrecioseles vn postigo falso dela fortaleza sobre vnos despeñaderos, que a caso como por milagro lo auian dexado abierto los moros con notable descuydo. Por este dizen los de Ronda que subieron algunos soldados dificultosamente asiendose con puñales a la peña, y ocuparon la fortaleza, abriendo luego las puertas a toda la otra gente. Bien pudo ser desta manera, que los naturales desta ciudad dizen. Pero si la ciudad estaua falta de gente que la defendiesse facil cosa fue ganalla, y escalando la muralla. Sea lo que fuere Ronda fue ganada sin daño, y perdida de gente, con todas sus moras, muchachos y viejos, el año de mil y quatrocientos, y ochenta y cinco, a veyntiquatro dias de Mayo, que fue segun-»

Hoja 155v

«do dia de Pascua de Espiritusanto, por lo qual la primera Mezquita de moros que hallaron los Christianos entrando por la ciudad, la bendixeron, y la hizieron vn buen templo, que llaman el Espiritusanto. Celebrase cada año por el mismo dia, la toma de la ciudad, con solemne procesion, y muchas fiestas de caualleros, que los ay muchos, y muy grandes ginetes.

En la rebelion vltima, que los moriscos del reyno de Granada, hizieron el año, de mil y quinientos, y [sesentayocho] fue esta ciudad muy compañera de Granada, en el padecer los trabajos, y costas de la guerra, porque como enel Arahal, y Serrania de Ronda, huuiesse muchos pueblos de moriscos, rebelandose estos pusieron la necesidad en aprieto, de estar como cercada, porque los moros hazian todos los dias, y horas correrias, y entradas, robando los ganados, captiuando la gente y matando mucha, llegando muchas vezes, a dar rebatos a las mismas casas de la ciudad. En los quales mostro estraño valor la gente desta ciudad, saliendo prontissimamente en todos ellos, al primer toque de campana, siguiendo los moros, trauando muchas vezes escaramuças con ellos, quitandoles los ganados y presas, corriendo las sierras, quemando las breñas, y asolando sus pueblos y trayendo grandes presas de moros, y moras, y de ropas, y joyas. Pero el negocio, y potencia de los moros fue creciendo demanera, que llego el daño a que mucha quantidad de los frutos, y panes, no se pudiessen coger, y los que auian de labrar sus tierras, cerca de la ciudad, tenian necesidad de lleuar escollas, y gente de guardia para poder labrarlas. Dauan tan rezios rebatos, que muchas vezes hazian huyr las pobres mugeres con sus hijos, y haziendas, a encerrarse dentro de los muros, dexando sus casas en los arrabales. Y aunque en las correrias, y emboscadas, que se hazian muy amenudo, enrriquecieron muchos, otros perdieron sus haziendas, principalmente, aquellos que las tenian en la sierra, y pueblos de moriscos, porque llegando la gente de guerra lo destruyan, y arruynauan todo sin guardar respeto, o consideracion de quien fuesse. Huuieron los de Ronda, buenas vitorias en muchas escaramuças : pero como es varia la suerte de la guerra, muchas vezes perdieron las vidas, como fue en vna escaramuça que huuieron en Xenalguazil, donde siendo acometidos algunos Christianos con su Capitan, en vna falda de sierra, de gran numero de moriscos, perecieron muchos de saetas emponçoñadas, y les fue ganado el pueblo que tenian fortalecido, y quemada la yglesia, con alguna gente dentro della. Proueyo el Rey nuestro Señor con embiar a Ronda, para general desta guerra, al Duque de Arcos, el qual junto muy buen campo, y salio dos vezes contra los enemigos, a los quales vencio, y reduxo passando cosas muy notables en aquella guerra, que para escriuillas seria menester vn nueuo libro, por lo qual las dexo, y porque algun dia sera Dios seruido, que ponga mano en esso por merecello, los buenos hechos desta ciudad, y hauer sido yo testigo, de aquella guerra.»

Una respuesta a “Biblioteca-RMR: Nº 52. Primera y segunda parte de las grandezas y cosas notables de España. Abril 2018.

  1. Pingback: Biblioteca-RMR: Primera y segunda parte de las grandezas y cosas notables de España. Abril 2018. | Ronda "la Ciudad Soñada"·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s