Biblioteca-RMR: Nº 65. Literatura de viajes del siglo XIX. Mayo 2019.

· MONOGRÁFICO ·
· BIBLIOTECA DE LA REAL MAESTRANZA DE CABALLERÍA DE RONDA ·
· MAYO 2019 ·

· FONDO LITERATURA DE VIAJES ·

La disposición del viajero del siglo XIX al emprender el viaje fue cambiando con respecto a la del siglo anterior a medida que comenzó a entenderse más como experiencia para el ánimo y el alma que como ejercicio para el intelecto, más como una satisfacción personal que como una experiencia que debía reportar un beneficio a la sociedad por los conocimientos acumulados. El viajero ilustrado había dado paso al viajero romántico. Para entonces, el romanticismo había ido calando cada vez más hondo en el ánimo del viajero que se enfrentaba a las experiencias que el camino le tenía reservadas con una nueva sensibilidad.

La percepción del paisaje es uno de los aspectos que más quedará determinado por dicha sensibilidad. El paisaje comenzó a verlo el viajero con otros ojos, dejó de percibirlo sólo como un mero soporte de la actividad agraria para considerarlo también como algo que tenía valor por si mismo. La nueva percepción de la naturaleza conmovía su alma y particularmente la naturaleza torturada, la que los románticos podían calificar de terrible y horrorosamente bella, era la que golpeaba su espíritu con más fuerza, torturándolo a la vez que lo elevaba como en mística comunión.

Otro de los aspectos a destacar es el papel que desempeñó la valoración de lo exótico como corriente impulsora de los viajes a España, valoración que tiene que ver con esta nueva sensibilidad romántica que se constituyó como clave interpretativa de todo cuanto el viajero veía y anotaba. No es necesario, por conocida, insistir aquí sobre la atracción por el exotismo de tierras lejanas que los viajeros del romanticismo experimentaron; tampoco sobre la propensión a la búsqueda de los orígenes, de lo cual deriva su interés por las tradiciones, la lengua o las culturas locales; o la idealización del pasado, particularmente el de la Edad Media.

En siglos anteriores Oriente había ejercido ya cierta atracción sobre algunos viajeros, así que el fenómeno no era en si nuevo; lo novedoso fue que a lo largo del XIX los viajeros, más que comerciantes atrevidos, más que meros aventureros, eran literatos que pasaron luego la mayor parte de su vida entre bibliotecas, gabinetes de lectura, salones o despachos, pero que no por ello renunciaron a esa incursión por algún país exótico y lejano. La lejanía no era a veces una cuestión de distancias geográficas sino de desconocimiento. Por esta razón España se percibía lejana, remota y exótica y acabó subyugando al viajero romántico.

Por otro lado, la necesidad de salirse de los moldes establecidos que el viajero romántico experimentaba le hizo concebir a veces tipos y situaciones que no existieron en la realidad española o que, de existir, lo hacían con matices que el relator dejaba de anotar en sus descripciones. Una cosa era lo que en realidad vieron estos viajeros y otra distinta lo que esperaban ver. Lo que dejaron escrito se pareció a menudo más a lo segundo, aunque no siempre mentían; la mayoría de las veces bastó con exagerar lo visto u olvidar aquello que no resultaba pintoresco, por utilizar un término tan apreciado en la época por estos autores que muchas veces titulaban el relato de su viaje precisamente así.

Olvidos y exageraciones en los relatos, no ajenos en absoluto a un mercantilismo nada romántico, contribuyeron a configurar una España inventada que todavía se mantiene en las imágenes arquetípicas del extranjero medio más de cien años después.

A esta descripción deformada de España respondieron algunos autores españoles agrupados en lo que se ha denominado literatura costumbrista. La defensa de la verdadera España les hizo describir a su vez arquetipos de lo que ellos consideraban los españoles reales. Arma de doble filo, el apego a la verdadera tradición les llevó a construir unos arquetipos caricaturescos, anclados en un pasado que ya se iba perdiendo, arquetipos que en muchos casos habían dejado de existir. Idearon, en fin, una España tan irreal como aquella que habían inventado los viajeros extranjeros que tanto criticaron.

(Fuente: Serrano, Mª del Mar. «Viajes y viajeros por la España del siglo XIX»)

A continuación se muestra una selección de ejemplares del Fondo de Literatura de Viajes que forman parte de la importante colección de la Biblioteca.

L’Espagne pittoresque, artistique et monumentale : moeurs, usages et costumes / par Manuel de Cuendias et V. de Féréal ; illustrations par Célestin Nanteuil. — Paris : Librairie Ethnographique, 1848 (Imprimerie de Schneider). — 392 p., [50] h. de lám. : il. ; 27 cm.

Fondo Propio — CB1003249 — Enc. hol., hierros dorados en lomo, cortes jaspeados — Sello de tinta: «Paul van Houtryve, Advokaat».

Voyage en Espagne : tras los montes / par Théophile Gautier ; illustrée de splendides gravures sur acier. — Nouvelle ed. — Paris : Laplace, Sanchez et Cie, éditeurs, 1873 (Corbeil : Typ. et stér. de Crété fils). — 432 p., [36] h. de grab. ; 29 cm.

Fondo Propio — CB1003328 — Enc. hol. con puntas, nervios, hierros dorados en lomo y cubiertas, corte superior dorado.

Recuerdos de un viage [sic] por España / Francisco de Paula Mellado. — Madrid : [s.n.], 1849-1851 (Establecimiento tipográfico de Mellado). — 3 v. : il. ; 26 cm.

Fondo Propio — CB1024860-CB1024862 — Enc. hol., nervios, hierros dorados en lomo.

The andalusian annual, for MDCCCXXXVII / edited by Michael Burke Honan. — London : John Macrone, 1836 (London : W. Clowes and Sons). — VIII, 160 p., [12] h. de lám. ; 32 cm.

Fondo Propio — CB1008448 — Enc. tela editorial, hierros dorados en cubiertas y lomo, cortes dorados.

Voyage pittoresque en Espagne, en Portugal et sur la cote d’Afrique, de Tanger a Tétouan / par Isidro Severinus. — Paris : A.F. Lemaitre, 1860 (Imprimerie de J. Smith). — 3 v. ; 29 cm.

Fondo Propio — CB1021736 — Enc. tela editorial, nervios, hierros en lomo y ambas cubiertas, cortes dorados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s